Thursday, April 20, 2006

Descansa

Túmbate. Respira hondo. Relájate. Desnuda. Luego recorre con tus dedos el borde de tu piel, pasando por entre los dedos, por entre todos los recovecos, por los salientes y entrantes.

Nuestro cuerpo tiene una forma entera. No son partes sin conexión.



Variaciones: tiene pinta de ser divertido si se hace por parejas.


grado de dificultad: 6 (considerando que es un ejercicio diario)

4 comments:

Man on the silver mountain said...

El día que yo me tumbe desnuda, significará que he renunciado a mi orgullo.
Pero, ¿desnudo y en pareja?, ¡lo que sea! :)
Y ya que el ejercicio es diario, recuerdo aquello de la diferencia entre miedo y pánico:
Miedo es la primera vez que no llegas al segundo.
Pánico es la segunda vez que no llegas al primero.

Azena said...

jajajaja

sí, tiene pinta de ser divertido ;-)

Anonymous said...

La tentación me vence, si me lo permite la reina, me tumbare desnuda, pero no hoy, mañana, porque mi ejercicio o su ejercicio sobre mi persona requiere la excitación de la premeditación... soy algo perversa, me gusta la premeditación.

Mañana, mañana habrá que tumbarse sobre la cama, y delimitare mi cuerpo, lo dibujare, solo con la yema de los dedos, cada curva, cada montaña, cada valle, como si fuera ciega, hasta llegar a ese punto en el que odiare estar sola, que no haya otra persona a mi lado que me dibuje por mi, entonces parare, por que a veces, cuando necesitas a otra persona, hacer nada a solas no es opción, solo se siente vacío... así que mañana no habrá onanismo, tan solo un poco de frustración.

Un saludo, y la tentación... la tentación fue muy grande...

The Wild Rose said...

Descanse, peregrina.
La tentación tiene esas cosas...