Thursday, January 10, 2008

EPÍSTOLA

Creo que debería haber un subgénero (me encantan los subgéneros) del género epistolar que fuese el "género suicida". Ahí tendrían que englobarse las notas de suicidio que dejan los que deciden que la muerte no es cosa del azar. Hay muertes que son la justificación empírica de unas palabras. Hay cartas cuyo único final puede ser el vacío. Sería cómico, escribir tu propia carta de suicidio... No es necesario que te tires después por la ventanta. Sólo escríbela.
Las cartas tienen siempre un hedor a venganza.

2 comments:

txe said...

nunca lo había pensado. Lo que molaría sería que cada muerte fuese la justificación de una vida, una especie de síntesis hegeliana, si me permite el taco.

Yo escribiré la mía.

FLUCTUAT NEC MERGITUR said...

En realidad yo pensaba que ya esxistía ese género.....