Monday, March 13, 2006

Ya que eres la reina...

Ya que tu eres la reina, entraré por la puerta grande, que es la puerta por donde se entra a ver a las reinas. Al principio, quedaré deslumbrado... al pasar del sol inmenso de la primavera que acaba de explotar a la penumbra de tu salón, hecha de celosías para tamizar la luz, gruesos muros de doble fondo para protegerte y para esconder espías, y una fuente para suavizar las temperatura, la humedad y el silencio. Tu en cambio, me verás llegar desde dentro, un poco cegado, un poco torpe, igual te ríes de mi, ojalá lo hagas... tendrás, pues, clara ventaja de reina. Yo intentaré mantener el tipo, sabiéndome en tus dominios y pondré mi mejor cara, la mejor que tengo, dado que mientras mis ojos se acostumbran no sabré quien me mira... Te saludaré, te mostraré mis respetos y te ofreceré mis servicios con este pequeño ejemplo:

J'aim mieux tes lèvres que mes livres

Golfo

Cosa que viniendo de mi no es poca, y que aquí le dejo, recién recién robaba para su majestad.

3 comments:

The Wild Rose said...

Sé que es difícil, pero... ¿podríamos intentar evitar la dicotomía mujer=naturaleza/hombre=cultura? Y con ella cualquier relación de poder con las musas, como el reducirlas a una parte o cosificarlas a trozos.

Golfo said...

¿Quien ha dicho mujer naturaleza?
Si fuese mujer naturaleza no vendría por aquí...
y menos en primavera.

The Wild Rose said...

labios-elemento biológico
libros-elemento cultural